Tertulias Poéticas

Tertulias Poéticas

Cada Jueves en la Piedra Feliz, desde las 22 horas.

Leer más
El Tenderete

El Tenderete

Adquiere aquí obras autorizadas por sus autores.

Leer más
Difusión Permanente

Difusión Permanente

Muestra tus obras utilizando la red de contactos de Valpoesía

Leer más

CARLOS LEÓN: EL ESCRITOR SONÁMBULO DE PLAYA ANCHA

Valpoesía, presenta la obra del escritor quizás mes fecundo de Valparaiso avecindado en Playa Ancha

CARLOS LEÓN: UN HOMBRE DE PALABRA DESDE ESTE VALPARAISO PUERTO

Dueño de un lenguaje sencillo y directo, Carlos León fue un eximio narrador que trabajó la novela, el cuento y la crónica. Nació el 2 de junio de 1916 en Coquimbo, pero gran parte de su vida la pasó en Playa Ancha, Valparaíso. Estudió derecho y ejerció -por más de treinta años- como abogado y docente de Filosofía del Derecho en la Universidad de Chile de Valparaíso, ciudad donde además se desempeñó como redactor del diario El Mercurio de Valparaíso .

Su debut literario se produjo en 1954, con la publicación de Sobrino único, novela breve que da las primeras características de la escritura dúctil que Carlos León emprendería en adelante. Sin embargo, recién en 1981 recibió la atención de la crítica, que no escatimó elogios para su novela Todavía, destacando su humor y sencillez en las descripciones. Sus dos libros de crónicas, Algunos días de 1977 y El Hombre de Playa Anchade 1984, recogen la vida de barrio porteña a través de un lenguaje puro y sin rodeos. Su oficio fue reconocido por la Academia Chilena de la Lengua, que en 1980 le extendió una invitación para formar parte de ella y le otorgó el Premio Joaquín Edwards Bello. Su producción literaria la completan los títulos Las viejas amistades, 1956; Sueldo vital, 1964; Retrato hablado 1971; Algunos días, crónicas 1977; Hombres de Palabras, 1979; Todavía, 1981; El Hombre de Playa Ancha, crónicas 1984; Memorias de un sonámbulo, 1994; y Regreso a casa; 1994.

Carlos León Alvarado murió en Valparaíso el año 1988.

 

 

"Me atrevería a decir que en cada ser humano hay un héroe.  Y, desde luego, todos los héroes están condenados. Pienso que lo más heroico de todo ser humano es la muerte, sometidos,como estamos todos, a esta suprema e ineludible aventura" -,decía Carlos León.

Nada más que... un gran poeta que hoy quizás vive sus peores momentos, enfrentado como Dante con la misma muerta

ANDRÉS MORALES nació en Santiago de Chile en 1962. Poeta y ensayista. Es Licenciado en Literatura por la Universidad de Chile y Doctor en Filosofía y Letras con mención en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Barcelona (España). Ha publicado diecinueve libros de poesía Su obra poética se encuentra parcialmente traducida a once idiomas (inglés, francés, croata, portugués, mapudungun, chino, sueco, noruego, rumano, catalán e italiano) y ha sido incluida en más de sesenta antologías nacionales y extranjeras y en un gran número de revistas literarias chilenas y del exterior. Ha sido distinguido con diferentes reconocimientos nacionales e internacionales.

 Actualmente desarrolla su escritura poética conjuntamente con sus clases de Taller de Poesía, Literatura Española Clásica y Contemporánea y de Poesía Chilena en la Universidad de Chile y en la Universidad Finis Terrae en Santiago de Chile.

 

FUERZA MAESTRO NECESITAMOS ESCUCHAR SUS VERSOS DESDE SU BOCA...

https://www.valpoesia.cl/wp-content/uploads/2016/08/FILETE-CAPITULAR4-1920x100.png

LA POESÍA BRASILEÑA CON OLOR A SAMBA Y ARENA

 

No hay en nuestro planeta una poesía más parecida a su país, que la brasileña: amplia, vasta, diversa, colmada de contrastes, profunda, pluriétnica y pluricultural... Leer más

https://www.valpoesia.cl/wp-content/uploads/2016/08/FILETE-CAPITULAR4-1920x100.png

CARLOS COCIÑA VUELVE A VALPARAISO CON SUS VERSOS ESTE JUEVES 21 DE SEPTIEMBRE, EN TERTULIAS POÉTICAS EN LA PIEDRA FELIZ

3 A

Se destapó la olla, ya no hay posibilidad de amedrentar y que se frene la ebullición de los condimentos que todos sabían que eran sepulcrosblanqueados con cal, mientras el olor a muerte se despedía de todos
los manjares, y el olor de la podredumbre sólo podíamos absorberlo con el leve
matiz de los pastos de aquellos que estaban realmente abonando la tierra en una reencarnación efectiva en las pequeñas tierras que nadie sabe que son tumbas y no lo son en la realidad de ser solamente el entierro
del cuerpo que no es polvo sino tierra que de gusano pasó a tierra de aguas subterráneas, donde se fueron adhiriendo las sustancias que se enredan
lentamente a las raíces de los pastos y otras vegetaciones menores en su acto de nacer la muerte de los desaparecidos de la vida visible de hermano, padre, madre o hijo en la tierra donde nuevamente no vale la metafísica de la muerte. Es el sepulcro blanqueado o sólo los asesinos lograron recuperar más rápidamente la condición para aquél que debía llegar a la tierra y ser parte de la planta medicinal o ser parte de la combustión del carbón de piedra. No es posible la muerte en este volverse ceniza, gusano y tierra en la tierra que debíamos construir y que efectivamente construimos en ese acto tan simple de ser entregados a
la muerte siempre inocente y no concubina de aquellos que creyeron ofender a la tierra viviente mandándola a la tierra que siempre fue la única verdadera vida de este pobre desaparecido de la temperatura y del tiempo. Cortaron pero no pudieron medir su esterilidad, pues el sol siempre se alejó de aquellos que temieron a la oscuridad que emite todo aquello que logra desplazar a la luz. Se destapó la olla de lo que todos sabían y limpiamos la olla con tierra absolutamente limpia y olorosa en el pasto verde y pequeño en su insignificante crecimiento.

Santiago Uno

 

Los amaneceres son marchitos

Como los parpados y las abejas recolectoras

Cada cual cava su pozo

Cada esquina cuenta su historia

 

El silencio es cómplice de la sombra

En árbol espera el llanto de otra época

Caminan los niños, espeso el lenguaje

La verdad es un beso húmedo

 

Vacío mi cuerpo

Otros cóndores adormecen el ganado

Alejad tu propaganda ruidosa

No necesito cuervos lamiendo mis pies

 

Santiago Uno permanece en la geografía

Como un ave cazando conejos

Su habitante es gentil, amigo de las ánimas

Antiguo sol Inca, ruinas se elevan sobre el Mapocho.

Felipe Ugalde

Jose Patricio Chamorro Jara, nació el 23 de julio de 1991 en Talcahuano, región del Biobio, Chile. Escribe asiduamente desde los 15 años, época en la que empezó a escribir su primera novela “Flor de otoño” en el año 2008, que aún no ve la luz pública. Escribe poesía, ensayos, relatos y críticas literarias. Estudió literatura en la Universidad de Chile y actualmente, Pedagogía en Castellano y Comunicación en la Universidad del Biobío. Publicó su primer poemario en marzo del 2017, cuyo título es: Arte poética: Los tormentos del escritor". Reside en Chillán.

 

Lluvias de julio.

Llueve en la furtiva soledad de nuestros cuerpos en vela
Amanece en rocío nuestras sábanas húmedas de amor
Dulzor de almíbar es el placer del paladar gustoso
Sabrosos encantos son tus manos en la cobertura de mi piel
Achocolatadas se posan en mis labios como ansiado caramelo
Caen como gotas de lluvia en las venas abiertas y agrietadas de la madre tierra
Penetran sus raíces hasta las profundidades de sus recónditos valles de misterio
Se solazan cual torreones y promontorios de la Babel ancestral
Mas las tormentosas aguas antediluvianas profetizan besos de olvido
Los fríos invernales atestiguan el pasar de los días y las horas
El tiempo es sentimiento eclipsado por invernales miedos del corazón
La voz de tu pecho clama a gritos el eco de mi canto
Las golondrinas han migrado en búsqueda de vientos de augurio
Promesas transatlánticas de lejanas costas en mares embravecidos

Julio, nostalgia de lluvia en los cielos del destino.

https://www.valpoesia.cl/wp-content/uploads/2016/08/FILETE-CAPITULAR4-1920x100.png
En Mi País

Banda: Statik

“En mi País” cuenta la historia real de un  niño de hace cuarenta años atrás, quien debe refugiarse junto a toda su familia en el exilio.

Su padre, después de haber sido arrestado y torturado por fuerzas de ideologías contrarias, debe escapar del país para evitar ser asesinado.

Con el exilio, arrastra a toda su familia, cambiando abruptamente sus vidas, dejando amigos, vecinos, amores y su amado país,  con la única opción de condensar toda su existencia en tan sólo un par de maletas para escapar.

Luego de más de 40 años, el padre se reencuentra con su patria ya en sus 70 años, pero después de un breve tiempo, muere... y su hijo, ahora de edad adulta, vuelve a enterrar a su padre en aquella tierra donde vivió experiencias de sobrevivencia extremas.

Mientras camina por las calles de este país que lo vio nacer, recuerda sus vivencias de niño y su huida al extranjero.

Sin embargo y a pesar del sufrimiento de su familia, en especial su padre, él perdona estos eventos acontecidos en su infancia.

 

 

Conocer más a STATIK...

Un Poco De Suerte...

Ventanas abiertas a su signo y ya
no se hace nada,
Linaje de otros en su casa, se va,
trama y exhala
Y su risa es enajenada.

Busca enamorar toda memoria
con sus manos al cielo,
Fulgurantes ojos desolados al sol,
hechiza pero
Agoniza al levantar el vuelo.

Dicen que muerde y miente
como la serpiente...
Que si viene por aquí...

Debo enfrentarme a la muerte
y por accidente
Darle fuerte en la nariz.
Con un poco de suerte
podré besarla y huir.

En su sangre brilla la miseria y da
pasos en falso.
Cae como lluvia de aves muertas,
el mal está en lo alto
Piensa que ahora si viene lo bueno,
Pero no me voy creyendo el cuento...
Veo que camina entre los muertos...

Conocer más de M!RLO...

https://www.valpoesia.cl/wp-content/uploads/2016/08/FILETE-CAPITULAR4-1920x100.png
Hugo Ángel Fotógrafo

Cronista de tiempo y espacio que busca el observar y el vivir.

La fotografía se construye a partir del camino personal de quién quiere asumir su trabajo como arte, además de técnica.

Ver la galería de imágenes...

Los comentarios están cerrados.