Educación gratuita y de calidad

Hace un tiempo recordaba a Platón y su República, abogando por un gobierno de filósofos. Esto me hizo recordar algunas cosas que se usan mucho hoy en día:

1.- El estado surge cuando hay individuos que no se auto-abastecen sino que necesitan de otros, por lo cual se asocia con los demás. Estas necesidades son: alimentación, vivienda y vestido. En la revolución francesa se hablaba de pan, techo y abrigo. Cada socio aporta su parte y entre todos viven una vida austera.

2.- Los tipos de gobierno son: aristocracia, timocracia, oligarquía, democracia y tiranía.

3.- Las principales características de todo ser humano son tres: la sabiduría, la valentía y el placer. En cada uno de nostros predomina alguna de las tres.

Teniendo estas cosas presentes y apelando a la sabiduría de todos, quiero entregar una opinión a título personal.

Todo el mundo lo hace…

Todo el mundo lo dice…

La educación debe ser gratuita y de calidad.

Como todo el mundo lo dice, debía ser una verdad y con este argumento se abrió una brecha transversal en el diálogo nacional, donde casi todos se metieron dentro, menos yo.

Yo creo que es una falacia Ad Populum, que afecta justamente a la mayoría más pobre de nuestra sociedad.

Como calculo que algunos de mis lectores están atrincherados en esta brecha de la razón, haré uso de mi poca valentía para explicar el porqué de esta tan solitaria postura.

De manera alguna sostengo que haya que dejar de ayudar a los que no puedan pagar, en realidad es todo lo contrario.

Lo que sucede es que tengo la absoluta convicción de que la leche no puede ser gratis y sin aguar, aunque admito que me gustaría, pero como miembro de esta sociedad, debo dar algo a cambio de ella. Tampoco creo que los libros debiesen ser gratis, porque alguien debe pagar el precio.

Como se demostraba en La República, en el estado, todo miembro aporta con su parte.

Sostengo que cuando el estado financia los estudios a un estudiante cuyo origen es de escasos recursos económicos, en realidad se está proporcionado subsidio estatal a la futura riqueza de un profesional joven que lucrará con recursos del estado y si bien algunos de ellos ayudarán a sus familias, puede que otros no. ¿Qué pasa con los jóvenes que no les gusta o no tienen la capacidad para estudiar y deben trabajar?, con sus impuestos los obligamos a solventar el costo de una educación gratuita, en ¿qué les beneficia a ellos?, ¿obtendrán mejor trabajo, mayor remuneración y mejores pensiones?

Algunos, casi todos, sostienen que a mayor riqueza del país, mayores beneficios para todos, pero sabemos que eso no es necesariamente cierto, es tema incluso para ser tratado en otra columna de opinión, con encuesta incluida.

En cambio, propongo que todos los estudiantes que lo necesiten o deseen, puedan tener la opción de pagar sus estudios al terminar su  carrera a través de un impuesto al Título, siendo exentos de este impuesto todos aquellos que ya lo pagaron, ya sea a través del arancel, de alguna beca de excelencia académica o del abono total de la inversión estatal a través del pago de este impuesto. Me parece justo, porque el estado liberaría recursos para dedicarlos a la investigación científica  y/o tecnológica que asegure nuestro desarrollo estratégico como pais. Es en este aspecto donde se aumentan los puestos de trabajo, se mejoran las remuneraciones, lo de la jubilación adivinan… Tercera columna de opinión, con protesta incluida.

Asimismo, se debe crear un órgano colegiado autónomo que reemplazará a la actual CORFO, cuyo objeto será determinar los ejes de desarrollo de interés nacional, atendiendo al consejo de Universidades, evitando todo contacto con las empresas privadas. Podrá utilizar los recursos del sistema de pensiones para crear empresas estratégicas viables, como por ejemplo: dar valor agregado a nuestros recursos mineros.

¿Qué opinan ustedes?, Agradezco sus comentarios…

 

Francisco R. Jorquera V.

 

 

Las expresiones vertidas son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no constituyen necesariamente la línea editorial de Valpoesía.

Publique un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*